El 70% de los niños y niñas aseguran que en algún momento sus familias vulneraron sus derechos por su orientación sexual o identidad de género.

Ese es el dato que entregaron las diputadas Natalia Castillo (RD) junto a su par Pamela Jiles al presentar el proyecto “Nada que corregir”, el que busca que padres y madres dejen de intentar “corregir” a sus hijos e hijas.

“Cada vez que una familia se intente, mediante terapias correctivas y otros mecanismos, modificar la orientación sexual, la identidad o la expresión de género de un niños, niña o adolescente, lo que está haciendo es maltratarlo y eso es violencia intrafamiliar“, comentó la diputada del Frente Amplio.

Lee también: Educación sexual desde la básica: El proyecto del gobierno que busca promover la sexualidad responsable

Ademas, la legisladora agregó que “ya no corresponde que las mallas curriculares de las escuelas de Psicología continúen enseñando estas terapias vulneratorias y atentatorias contra los derechos de los niños”.

La iniciativa contó con el apoyo de Maite Orsini (RD), Camila Vallejo y Karol Cariola (PC), Luis Rocafull (PS) y Andrés Longton y Erika Oliveira (RN).

Te puede interesar:  El llamado a la sororidad de Camila Recabarren tras ataque por su relación con otra mujer

En concreto, se pretende modificar la Ley N° 20.066 sobre Violencia Intrafamiliar y la Ley N° 20.609, conocida como ley Zamudio, para poder regular y sancionar actos de violencia al interior de la familia que busquen modificar la orientación sexual o identidad de género en la niñez.

El proyecto fue entregado con una campaña bajo el hashtag #NadaQueCorregir con el objetivo de concientizar sobre las dificultades que viven los niños y niñas LGBTI+ en Chile y así fomentar el respeto a los derechos humanos de niños, niñas y adolescentes.

Tags:

Deja tu comentario