{"multiple":false,"video":[]}

La atleta francesa Marine Eraville falleció a los 16 años este martes tras un brote de sarampión.

La deportista ya daba su primera batalla a los dos años cuando recibió un trasplante de corazón lo que no impidió que representara más adelante a Francia en los Juegos Olímpicos para trasplantados.

Eraville consiguió medallas en natación en las ediciones de Sudáfrica, Argentina y España, consignó Biobiochile.

Tras el fallecimiento de Marine Eraville producto del sarampión, comenzó el debate mundial contra los antivacunas por la baja tasa de vacunación, que ha llevado a que esta enfermedad avance cuando ya se creía controlada.

Según este medio, en el suroeste de Francia donde ha comenzado este brote de sarampión, son dos situaciones las que mantienen a sus ciudadanos en riesgo constante: la de varios que se niegan a confiar en los efectos de la vacunación más la crisis que viven algunas ciudades francesas donde la cobertura no es tan amplia como suele creerse.

El caso de Marine tiene que ver con que ella nació en un hogar donde no recibió vacunas debido a su condición médica, sin embargo la queja crece en contra de quienes sí tienen la salud para inocularse y que por ideales, deciden por cuenta propia no hacerlo, a veces incluso impulsando al resto a imitar esta decisión.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertaba en febrero que los casos en la Unión Europea aumentó un 400% en el 2017.

El debate se encendió en redes sociales sobre todo por parte de sitios especializados en medicina, que critican a grupos antivacunas:

 

Tags:

Deja tu comentario