{"multiple":false,"video":{"key":"cr6LrqVQnQiichvn31886","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Seis familias sirias que llegaron al país hace un mes como refugiados, pasaron la noche en las afueras de la sede de la ONU en Santiago, para denunciar el grave ataque que recibió en la calle una de sus compatriotas, que, además, estaba embarazada.

Los refugiados sirios que llegaron al país dicen que no se sienten seguros en Chile y exigen ser reubicados en otro país.

“Ellos saben que tiene la libertad de irse en el momento que deseen, nadie los retiene acá, pero es importante destacar que ni el programa ni el Estado Chile van a facilitar la salida a otro país“, aseveró Delfina Lawson Jefa Nacional Acnur.

“Un chileno atacó a una de nuestras mujeres, Marianne de 29 años, quien estaba embarazada de seis meses. El hombre la golpeó y por eso perdió a su hijo. Por eso protestamos frente a la ONU y pedimos nuestra deportación a un país más seguro y experimentado en la recepción de refugiados”, aseveró uno de los manifestantes.

Tags:

Deja tu comentario