{"multiple":false,"video":[]}

El renunciado obispo de la ciudad de Rancagua, Alejandro Goic, diócesis donde fueron suspendidos 14 presbíteros de la zona por presuntos abusos sexuales, aseguró que cooperará en todo lo que requiera el nuevo administrador apostólico nombrado por el papa Francisco.

“Nunca he eludido los desafíos que se me han propuesto, tampoco las responsabilidades, mi deber es hoy cooperar en todo aquello que el administrador apostólico requiera para que desde la Iglesia diocesana ofrezcamos a la comunidad y a la opinión pública las respuestas que con razón nos piden”, señaló Goic en una declaración pública que el mismo leyó.

Agregó que las dolorosas circunstancias que vive la Iglesia diocesana le imprimen un sabor amargo a su despedida, “un momento que siempre había esperado poder asumir con la humildad de quien se va a colaborar desde un servicio sencillo mientras la salud lo permita”, según dijo. “Pero lamentablemente no es así”, agregó.

Este jueves el papa Francisco aceptó la renuncia de los obispos Alejandro Goic, de Rancagua, y Horacio Valenzuela, de la diócesis de Talca, este último vinculado a encubrimientos de los abusos sexuales cometidos por el influyente sacerdote Fernando Karadima.

En su lugar, el pontífice nombró administradores a Fernando Ramos, en Rancagua, y a Galo Fernández, en Talca.

“He expresado a monseñor Ramos que estoy a su plena disposición para ayudar en todo lo que contribuya a esclarecer la verdad respecto de las situaciones que involucran a sacerdotes de Rancagua”, aseveró Goic.

Por su parte, el también renunciado Horacio Valenzuela, pidió perdón a quienes causó algún sufrimiento.

“Les pido perdón a quienes causé algún sufrimiento y no traté bien, a quienes presté poca atención, por todo lo que no concluí, por lo que no hice o hice mal, les pido su perdón y comprensión”, dijo Valenzuela al salir de la Iglesia, según recogió el medio local Bio Bio.

 

Tags:

Deja tu comentario