{"multiple":false,"video":{"key":"csiBjVuIHrFCchvn37008","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Se trata de una noticia que ha tenido pendiente a todo el mundo durante la semana pasada y que ahora comienza a terminar con un final feliz, luego que los equipos de salvataje reanudaran la segunda etapa destinada a sacar a ocho niños y un adulto atrapados en una cueva en el norte de Tailandia desde el 23 de junio, después de que rescatasen a cuatro escolares el domingo y dos más durante las primeras horas de este lunes.

Para profundizar respecto a los peligros, dificultades y externalidades a las que debieron enfrentarse los rescatistas para poder sacar a los atrapados, el experto en el tema e integrante del grupos rescatista “Los Topos”, Francisco Lermanda, explicó en entrevista con Chilevisión Noticias que “el problema más grave de este rescate es el agua, ya que se han mezclado distintas áreas del rescate, como el trabajo con cuerda y el trabajo subterráneo”, explicó, lo que genera un panorama complejo para los profesionales.

Según indicó Lermanda, el aumento del agua representa un sometimiento muy grande de los niños que se encuentran bajo a presión, ya que “no olvidemos que es gente que nunca se ha puesto un equipo de buceo, son niños que muchos de ellos no saben nadar y que dependen emocionalmente de su entorno”, dijo, aclarando que el trabajo psicológico de los rescatistas en vital.

“Son niños que están en peligro de morir, sienten que van a morir”, señaló respecto a la situación de rescate, por lo tanto, la disminución del nivel del agua al momento del rescate es vitar para disminuir el estrés y el miedo.

Tags:

Deja tu comentario