{"multiple":false,"video":[]}

Un menor de Alabama “volvió a la vida” poco después de que sus padres firmaran todos los documentos para donar sus órganos antes de ser descontado, tras permanecer hospitalizado dos meses con soporte vital.

Según informó la agencia internacional de noticias EFE, Trenton McKinley, de 13 años, quedó inconsciente tras sufrir un grave accidente a bordo del tráiler de un buggy, remolque del cual salió eyectado luego que su amigo, quien conducía, frenara bruscamente generándoles severas lesiones.

La madre relató cómo temió lo peor tras ver a su hijo en una camilla con solo los pies al descubierto, luego de que le informaran que había estado muerto por un total de 15 minutos.

“Cuando regresó, nos dijeron que nunca volvería a ser normal otra vez”, dijo a FOX10 News Jennifer Reindl con lágrimas en sus ojos.

De acuerdo con la familia del menor, McKinley estuvo durante varios días dependiendo de soporte vital y apenas respirando.

Fue entonces cuando, según su madre, la familia fue abordada para tomar la difícil decisión de donar sus órganos a cinco niños que esperaban por un trasplante.

Un día antes de que los doctores lo desconectaran, y cuando ya ambos padres habían firmado su autorización para donar los órganos, McKinley mostró señales de recobrar el conocimiento.

Tanto la familia como el personal médico califican como “un milagro” la recuperación del menor que, pese a las adversidades que aún enfrenta, ha dado muestras de una gran mejoría.

McKinley sufre de convulsiones a diario, ha perdido 23 kilogramos desde el accidente y le tuvieron que retirar temporalmente la mitad de su cráneo mientras se recupera.

 

Tags:

Deja tu comentario