{"multiple":false,"video":[]}

Hace tres años que estalló el denominado “Caso Caval” y la investigación que lleva adelante el Ministerio Público de Rancagua impactó en los negocios y recursos de los involucrados como el hijo de la presidenta, Sebastián Dávalos y su esposa, Natalia Compagnon, quien es una de las socias de la empresa.

La causa judicial alejó a parte de su entorno y también les cerró la puerta a la posibilidad de tener nuevos negocios. Por lo que sin un trabajo estable y la opción de generar nuevos ingresos llevó a la pareja a endeudarse.

Las deudas han derivado en que deban enfrentar otras causas judiciales como por el no pago de arriendos de oficinas y el no pago de un préstamo, este último con el Banco Santander.

Según la información entregada por La Tercera, la situación los ha llevado a vender parte de las cosas que habían adquirido a raíz de los negocios de Caval. De esta forma vendieron un vehículo Lexus, un terreno de 5 mil metros cuadrados que tenían en la comuna de La Higuera, y en departamento en San Alfonso del Mar.

Pero eso no sería todo porque además reciben apoyo de sus familiares y amigos. Todo esto ha llevado que siga vigente la idea de que cuando finalice la causa puedan irse a vivir fuera de Chile con sus hijos, idea motivada por el gran impacto que tuvo en su vida el caso Caval y que no pudieran seguir realizando algunas cosas cotidianas.

Otro de las ideas que estudian es poder recuperar parte de los $ 187 millones que Caval entregó como garantía a la Tesorería General de República de la VI Región 2016, con lo que buscaban subsanar las deudas tributarias.

Tags:

Deja tu comentario