{"multiple":false,"video":[]}

Más de la mitad de los venezolanos pasó a vivir en pobreza extrema y ha perdido unos 11 kilos de peso en 2017, según los datos de la Encuesta sobre Condiciones de Vida (Encovi) que realizan anualmente las principales universidades del país.

El estudio reflejó un deterioro dramático en la calidad de vida de los venezolanos al evaluar el aumento de la pobreza y su incidencia en el empleo, la educación, la criminalidad, la nutrición y la salud en general.

La encuesta, realizada anualmente desde 2014 por las universidades Central de Venezuela (UCV), Simón Bolívar (USB) y Católica Andrés Bello (UCAB), fue aplicada el año pasado en 6.168 hogares de todo el país con datos recogidos entre julio y septiembre de 2017.

Entre los resultados de esta encuesta se observó que la pobreza extrema aumentó en el país caribeño de 23,6% a 61,2% en cuatro años, y casi 10% tan solo entre 2016 y 2017.

De hecho, en 2014 la pobreza extrema se ubicaba en 23,6%, en 2015 en 49,9%, en 2016 en 51,5% y en 2017 en 61,2%.

Asimismo se vio que los hogares “no pobres” en 2014 representaban el 51,6% de los consultados, en 2015 eran 27%, en 2016 el número bajó a 18,2%, y en 2017 llegó a 13%.

Los especialistas que participaron en la encuesta dejaron claro que estos datos no recogen el impacto sobre los hogares consultados del proceso de hiperinflación que se inició en octubre pasado en el país.

Por su parte, la médico Marianella Herrera, que cuenta con un posgrado en Nutrición Clínica, informó que el 64 % de los encuestados reporta haber perdido un promedio de 11 kilos en el último año por no poder acceder a los alimentos.

Herrera explicó que el 61% de los consultados dijo que se había “acostado con hambre” porque no contaba con suficientes alimentos y el 90% dice que su ingreso “no es suficiente” para comprar los alimentos necesarios.

Además, el 78% de los encuestados dice que no se consiguen muchos de los alimentos de la cesta básica lo que corrobora que persiste la situación irregular en la que muchos productos básicos ausentes de los mercados sí se pueden comprar a comerciantes informales a precios elevados o en costosas marcas en supermercados.

Los resultados presentados por la experta en nutrición indican que el 63% de las personas ha practicado la “estrategia” de “rendir los alimentos en el hogar” al eliminar comidas o recortar porciones en los platos.

“Hay un 20 % que no desayuna y las meriendas están prácticamente eliminadas”, mientras que 70 % dice que no alcanza para comprar comida saludable y balanceada“, aseguró.

Tags:

Deja tu comentario