{"multiple":false,"video":[]}

Las frías temperaturas terminaron con la vida de un pequeño niño en Rusia, quien murió congelado producto de los 20 grados bajo cero como mínima registrados en la ciudad de Krasnoyarks, donde residía junto a su familia.

El pequeño, que padecía de sonambulismo, salió dormido sin darse cuenta al gélido ambiente, según informaron periódicos europeos como La Vanguardia de España y medios rusos.

El pequeño llamado Bogdan, se levantó en medio de la noche bajo la narcolepsia provocada por su padecimiento y, sin darse cuenta, salió a la calle donde no tuvo ninguna posibilidad de sobrevivir debido al intenso frío polar.

Durante esta época, las temperaturas en ese país se transforman en un arma mortal para la ciudadanía, superando incluso los 30 grados bajo cero que registran las zonas más alejadas en Siberia.

Las autoridades han calificado estas temperaturas como las más bajas en un siglo y se han visto obligados a tomar una serie de medidas para evitar muertes por congelamiento.

Según informó el diario británico Daily Mail, esta no era la primera vez que Bogdan salía de su casa de noche para deambular por la zona. Sin embargo, en otras ocasiones las excursiones nocturnas habían tenido lugar en verano, cuando las temperaturas son más cálidas.

Tags:

Deja tu comentario