{"multiple":false,"video":{"key":"crMouD6sBpyYchvn33980","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

La habitual campaña de invierno que cada año se lleva a cabo en Chile con vacunaciones en recintos escolares, clínicas y hospitales, se adelantó para el mes de marzo, debido a la preocupación que existe en la ciudadanía por el posible contagio de la peligrosa influenza australiana.

Por eso cuatro millones 800 mil vacunas contra esta enfermedad comenzarán a entregarse en forma gratuita, considerando siempre que la prevención es el mejor remedio para evitar este peligroso contagio.

Así lo informaron las autoridades de salud del país, quienes anunciaron que a partir del 7 de marzo se inoculará a los trabajadores de la salud del sistema público y privado, adultos mayores y a partir del 14 de marzo se extenderá a los otros grupos de riesgo.

Todo debido a la gripe H3N2 que ya causó la muerte de más de 12 millones de pacientes en los Estados Unidos, una cepa con una alta tasa de mortalidad que encendió las alarmas en nuestro país.

Los principales síntomas de la enfermedad son fiebre alta, dolor de cabeza intenso y dolor corporal, sumando la aparición de una fuerte tos, lo que hace difícil distinguir si se trata de este mortal tipo de gripe de una común.

Los virus de la influenza se contagian, principalmente, de persona a persona a través de las gotas de saliva que se expulsan al toser, hablar o estornudar, contagiando a su entorno hasta un día antes de la aparición de los síntomas y hasta 5 a 7 días después del desarrollo de la enfermedad.

Por eso las principales recomendaciones para la población son el lavado frecuente de manos con jabón, al menos por 20 segundos y ventilando los espacios comunes, con mayor razón si ya hay integrantes de la familia enfermos.

El llamado de las autoridades de salud es a vacunar a los niños de entre seis meses a 5 años, adultos mayores de 65 años y embarazadas desde las 13 semanas de gestación, además de enfermos crónicos.

Tags:

Deja tu comentario