La diócesis de Haarlem exigió a un sacerdote gay de Ámsterdam (Holanda), Pierre Valkering, que abandone temporalmente el sacerdocio después de anunciar abiertamente su homosexualidad en la misa de este domingo, en la que también celebraba su 25º aniversario en la iglesia.

Valkering, de 57 años, concluyó la misa del domingo con un discurso que llamó “el gran elefante rosa” de la Iglesia Católica y lo hizo vestido con una túnica rosa, algo que no llamó la atención en un principio porque es el color correspondiente al cuarto domingo de Cuaresma.

El sacerdote criticó “la cultura silenciosa” de la Iglesia en torno a la homosexualidad y lamentó haber “sufrido mucho por eso“.

Además, describió varias historias sobre su vida como homosexual, entre ellas, sus visitas a saunas especiales para personas gays, lo que, según la diócesis de Haarlem, pone en duda que haya respetado el celibato obligatorio y hace necesario que abandone sus deberes como pastor en la iglesia de la Paz de Ámsterdam.

En un comunicado, la diócesis consideró que, al haber “indicado inequívocamente en público que no ha cumplido su promesa de celibato” y que se permite libertades sexuales, está dando un ejemplo “incompatible con la Iglesia Católica Romana“.

Lee también: “No tenemos que escondernos por miedo”: Justicia condenó a resort por discriminación a pareja homosexual

El pastor también hizo referencia a un estudio reciente del sociólogo francés Frédéric Martel, que confirmaba -en base a entrevistas con sacerdotes- que una gran proporción del clero es homosexual. A raíz de esto, en entrevista a Gaykrant, explicó la critica que realiza a la Iglesia en su libro autobiográfico Ontkleed niet naakt staan (Al descubierto no estás desnudo).

“(La Iglesia) pierde fieles y tiene mala imagen por culpa de los abusos sexuales, su trato a la mujer y la homofobia (…) Muchos clérigos son homosexuales y no quieren que nadie lo sepan. Por eso se revuelven contra ello”, sostuvo.

Según la televisión holandesa NOS, la homosexualidad de Valkering se conocía ya en un pequeño círculo, especialmente después de que en 2016 intentara, sin éxito, organizar un “Barco de la Religión Mundial” en el desfile de cruceros del día del Orgullo Gay de Ámsterdam.

Tags:

Deja tu comentario