Por Alejandro Sepúlveda Jara

“Esto es una catástrofe”. Durante el presente invierno, sólo en la comuna de Calle Larga han muerto cerca de 200 vacunos debido a la falta de alimento asociado de la sequía que afecta al centro-norte del país. Así nos lo dio a conocer, Felipe Urbina, jefe técnico de Prodesal en esa comuna al interior de la región de Valparaíso.

“Este año ha llovido el 30% de lo que debiera. Esto se traduce en que los cerros están pelados, no hay forraje. El poco pasto que salió después de cada lluvia se secó de inmediato por el lapso que pasa entre cada evento de precipitaciones que, este año, con suerte, ha sido un par”, afirma Urbina.

Lee también: Y Chile, ¿cuándo se declarará en estado de emergencia climática y ecológica?

Según los reportes que manejan en el municipio, en Calle Larga existen alrededor de mil 500 cabezas de vacunos pertenecientes a pequeños ganaderos (menos de 40 animales por familia). De estas cabezas, cerca de 600 animales están “en riesgo de morir de hambre por la sequía”.

Hasta el momento, de acuerdo con los datos entregados por los cordoneros (arrieros de alta montaña) son cerca de 200 los vacunos muertos en la cordillera aledaña a Calle Larga. “Lamentablemente, los pequeños ganaderos no tienen la plata para alimentar a sus vacas. Por lo tanto, y aunque suene fuerte decirlo, ellos están esperando que sus animales se mueran en el cerro, porque si se mueren en sus casas no tienen como moverlos”, señala el Jefe Técnico de Prodesal en Calle Larga.

Lee también: ¡Dramáticas imágenes! Encuentran animales muertos supuestamente por la falta de agua en sector norte de la RM

Según la información que maneja Felipe Urbina, en la zona “están vendiendo el fardo de alfalfa a 8 mil pesos. Una vaca, en promedio, se come 8 fardos mensuales. Son 64 mil pesos en comida al mes. Mientras que en la feria de animales no están pagando más de 100 o 150 pesos por el kilo de vacuno. Es decir, una vaca vale entre 30 y 40 mil pesos, esto porque los compradores se están aprovechando de la situación. En este contexto, simplemente, las vacas se están muriendo. Y, lo peor, es que no se ve una luz al final del túnel, porque no hay pronóstico de lluvias”.

¿Qué hacer?  

Ahora es la falta de lluvias, pero en los meses que vienen deberán enfrentar las consecuencias de la escasez de nieve en la zona. Según la Dirección General de Aguas, la región de Valparaíso presenta un 82% de déficit de nieve en la cordillera.

Ante este escenario, los pequeños ganaderos de Calle Larga claman porque el Estado les facilite “la entrega de forraje para bajar los animales que quedan en los cerros hasta el valle, alimentarlos y venderlos después. Otra opción es la entrega de un bono para que estas familias, cuyo único capital son sus animales, puedan aliviar en parte la catástrofe que están sufriendo. Y, también, generar una instancia de compra y venta justa para ese ganado, porque en estos momentos los intermediarios están pagando lo que quieren para los vacunos”, resume Urbina.

Una situación dramática que se puede replicar en otras comunas, no sólo en la región de Valparaíso, sino que en la de Coquimbo, Metropolitana y de O’Higgins. La sequía ya suma una década y este es uno de los años más secos dentro de ese lapso y, por ahora, el pronóstico sigue anticipando mal tiempo, es decir, no se ven lluvias importantes en lo inmediato.

Tags:

Deja tu comentario