{"multiple":false,"video":{"key":"csk5ugNLgJ3Cchvn37266","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Un colegio de Las Condes decidió integrar como taller un simulador muy particular. Se trata de una cabina, similar a la de un vehículo, que no solo simula diferentes climas y obstáculos viales, sino también la conducción bajo los efectos del alcohol.

Según los expertos, esta modalidad podría ser una buena alternativa de educación vial para futuros conductores.

El colegio San Francisco del Alba es el encargado de llevar esta iniciativa adelante, con el fin de concientizar a sus alumnos, a través de este plan piloto, para evitar accidentes en el futuro.

Tenemos la posibilidad de ingresar los distintos tipos de bebidas, como cerveza, vino, champagne, vodka y whisky y las cantidades que se consumieron”, señaló Diego López de “Comunicación Engloba Capacitaciones”.

La iniciativa fue valorada, sobre todo porque las estadísticas señalan que la mayoría de los accidentes se producen entre conductores con edades que van desde los 18 y los 25 años

Tags:

Deja tu comentario