{"multiple":false,"video":[]}

Una insólita denuncia fue realizada en la Municipalidad de Puerto Montt, luego que el dueño de un carro de sopaipillas, fuera sorprendido teniendo sexo oral en su lugar de trabajo.

A las oficinas llegó un registro que fue captado por un testigo, donde se aprecia claramente lo antes mencionado.

Tras realizar la denuncia fueron a fiscalizarlo, dándose cuenta que no contaba con los permisos. Producto de esto, el vehículo gastronómico fue retirado.

Además, el denunciante acusó que hay escasa seguridad en este sector de la calle Copiapó, donde confluyen varios colegios. Ni siquiera, existirían cámaras de seguridad.

 

Deja tu comentario