{"multiple":false,"video":[]}

Cuando la Iglesia católica parecía no enfrentar más escándalos de los que ya debe enfrentar, una nueva información remece la fe de quienes aún confían en el clero.

Esta vez un sacerdote norirlandés fue grabado compartiendo en una fiesta y, lo peor de todo, consumiendo cocaína, según informó el diario británico The Sun.

En las imágenes se aprecia al padre Stephen Crossan, de 37 años, inhalando una gran línea de clorhidrato de cocaína, mientras conversa con un amigo en una habitación que contiene recuerdos nazis, según precisó la publicación.

En su defensa, el sacerdote señaló que durante el tiempo en que se realizó el registro audiovisual, se encontraba en una encrucijada vocacional y que padecía depresión, intentando justificar así la situación en la que se vio envuelto.

“Fue solo una noche y eso fue todo”, declaró el clérigo, mientras que la autoridad eclesiástica local informó que se encuentra separado de sus funciones.

 

Tags:

Deja tu comentario