{"multiple":false,"video":{"key":"crMZdcpb23Kychvn34082","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Finalmente llegó el temido primer lunes de marzo, sin que se transformara en la pesadilla que muchos santiaguinos pensaron que iba a ser.

Habían sido identificados por la autoridad de transportes 130 puntos críticos, de los cuales solo dos presentaron problemas. Uno fue el corredor del Transantiago en construcción en la comuna de Independencia, en total ocho kilómetros de extensión con todos los trabajos y cortes que conlleva esta construcción y, segundo, en Quilicura, donde el atochamiento vehicular en la salida de la comuna siempre es bastante grande. Sin embargo, el taco matinal no fue tan caótico como se esperaba.

Todo indica que el comportamiento ciudadano benefició a no tener más puntos críticos en la capital, debido a la preparación de muchos para este “Súper lunes”, quienes incluso salieron una hora antes de lo habitual con rumbo a sus trabajos.

Más de 200 mil vehículos en la calle, el inicio del año escolar y el retorno de quienes tuvieron vacaciones hasta la semana pasada, eran los antecedentes para esta complicada jornada vial, que no provocó mayores sobresaltos en los santiaguinos.

No obstante, se identificaron problemas en sectores como la esquina de la caletera de la autopista Vespucio Norte con Avenida La Florida, mientras que el Tobalaba con Departamental los semáforos colapsaron producto de la gran congestión vehicular.

Por su parte, el servicio del Metro de Santiago no presentó mayores problemas y los usuarios calificaron el servicio, en su mayoría, como el de un día normal.

Tags:

Deja tu comentario