{"multiple":false,"video":[]}

Un empleado de un supermercado en Barcelona, España, fue despedido por permanecer más horas de las que corresponden en su trabajo.

Según informó el diario El País, el gerente de los supermercados Lidl tomó esta decisión porque el hombre llegaba a trabajar antes de tiempo, incluso una hora antes, con el fin de “preparar la tienda antes de su apertura al público”.

Al llegar al supermercado, el joven no marcaba tarjeta, una práctica que rompe con las reglas de la cadena alemana.

En su carta de despido explican que, durante sus horas de trabajo “ilegal”, el hombre realizaba pedidos, actualizaba los precios o reponía la mercadería que faltaba.

Tras revisar las cámaras de seguridad del recinto, la multinacional decidió terminar el contrato de este hombre por “incumplimientos laborales muy graves”.

Según las reglas de la empresa, “cada minuto que se trabaja, se paga, y cada minuto que se trabaja debe quedar registrado”.

Pese al despido, el hombre -que trabajaba en el supermercado desde 2005- cree que su desvinculación es improcedente y acudió a la justicia para que la empresa lo vuelva a contratar.

“Curiosamente se le sanciona, lo que desde luego no es usual, por trabajar demasiado y esforzarse en que su tienda funcionara correctamente”, argumentó su abogado, quien aseguró que nadie lo forzó a laborar de más.

Tags:

Deja tu comentario