{"multiple":false,"video":[]}

El Pleno de la Corte Suprema resolvió otorgarle “dedicación exclusiva” a los ministros de la Corte de Santiago que indagan las más emblemáticas causas de derechos humanos, entre ellas los casos conocidos como “Caravana de la Muerte”, “Operación Cóndor y Colombo” y “Calle Conferencia”, aseguraron fuentes judiciales.
La máxima instancia del Poder Judicial se reunió esta jornada de forma extraordinaria para dar una respuesta concreta a la declaración del viernes pasado donde reconoció las “acciones y omisiones” de los jueces durante la dictadura al rechazar miles de recursos de amparo para salvar la vida de igual número de opositores al régimen del general Augusto Pinochet.
En un debate cruzado por entregar señales efectivas para concluir con sentencias definitivas las investigaciones a las graves violaciones a los derechos humanos, los jueces del máximo tribunal resolvieron dar una medida inequívoca, aseguraron varios ministros que hoy integraron el Pleno.
El acuerdo verá la luz de forma oficial mañana, y eso así lo explicó el vocero del máximo tribunal, Hugo Dolmestch, quien resaltó que “la idea es buscar una solución integral para esto. Es probable que pudiera haber noticias mañana o a más tardar el lunes. Yo creo que podría ser la dedicación exclusiva de los jueces que investigan causas de derechos humanos, ya que debemos hacer carne lo que manifestamos en la declaración del viernes último”, dijo el magistrado.
Los jueces actualmente por el gran número de recursos contra las Isapres, asuntos civiles y otros han tenido que integrar las salas de la Corte de Apelaciones de Santiago a veces hasta tres días en la semana, con lo cual han reducido enormemente su labor investigativa para ir cerrando las causas, donde figuran unos 600 militares retirados y civiles procesados por delitos tan graves como homicidios calificados y desapariciones.
La idea que maneja la Corte Suprema es que ministros de la Corte de San Miguel integren una nueva sala en Santiago, la Duodécima Sala, la que permitirá descomprimir el pseudo colapso que vive actualmente el tribunal de alzada capitalino.

Deja tu comentario