{"multiple":false,"video":[]}

Fue el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Rodríguez Larreta, quien debió salir a pedir disculpas públicas por la acción de su ministro de Cultura, Enrique Avogadro, cuya imagen se viralizó en redes sociales participando de una actividad donde hubo torta.

Hasta ahí todo bien. Sin embargo, el enojo de la Iglesia Católica Argentina obligó al político a excusarse, ya que el pastel del que comió el jefe de cartera emulaba la figura de Jesucristo.

“Como jefe de Gobierno debo decir que coincido con usted. Entiendo el malestar que todos los fieles atraviesan frente a un hecho que vulneró un tema tan central y dogmático para la fe católica. Debo decir que coincido con usted. En lo personal, como creyente que soy, la actuación del ministro de Cultura, Enrique Avogadro, me duele. También me sentí agraviado y sorprendido”, señaló el mandatario porteño respecto al bochornoso momento, según consignó diario Tiempoar.

Según consigna el mismo medio, las disculpas públicas a la Iglesia y a los fieles vinieron luego de una carta enviada por el cardenal Mario Poli, donde habría expresado su repudio ante tal acto público.

 

Tags:

Deja tu comentario