{"multiple":false,"video":[]}

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, voló este sábado en dirección a Hawái, desde donde emprenderá una gira de 12 días por Japón, Corea del Sur, China, Vietnam y Filipinas, marcada por la amenaza nuclear norcoreana, su reclamo de un comercio “justo” y la sombra de la investigación sobre la trama rusa.

“Creo que vamos a tener un gran éxito. Hablaremos de comercio. Hablaremos obviamente de Corea del Norte“, comentó Trump a los periodistas antes de dejar Washington para volar a Hawái, donde visitará este viernes la base de Pearl Harbor antes de partir el sábado hacia Japón.

Además, Trump anunció que alargará el viaje un día para asistir en Filipinas el 14 de noviembre a la reunión plenaria de la Cumbre del Este de Asia (EAS, por su sigla en inglés), en la que en un principio no pensaba participar.

La agenda oficial de Trump comenzará el lunes en Tokio, donde mantendrá una serie de reuniones bilaterales y una ronda de golf con el primer ministro Shinzo Abe, visitará a la familia imperial japonesa y hablará con las tropas estadounidenses y niponas en la base aérea de Yokota.

Además, Trump y Abe se reunirán con “familiares de japoneses abducidos por el régimen norcoreano”, según un alto funcionario estadounidense.

Las provocaciones de Corea del Norte, fundamentalmente sus ensayos nucleares y de misiles, dominarán las conversaciones en Japón y Corea del Sur, donde Trump estará el 7 y 8 de noviembre para asistir a una cena de Estado con el presidente Moon Jae-in y dar un discurso ante la Asamblea Nacional (Parlamento), entre otras actividades.

Trump no irá a la zona desmilitarizada (DMZ) que divide a las dos Coreas y ha elegido, en cambio, viajar a Camp Humphreys, una base militar estadounidense a 70 kilómetros al sur de Seúl no visitada por ninguno de sus predecesores en el cargo, según la Casa Blanca.

 

Tags:

Deja tu comentario