{"multiple":false,"video":{"key":"crMcSJCxzUVGchvn33955","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

El ministro en visita Mario Carroza ya identificó a 29 personas que actuaron como intermediarias en los casos de adopciones ilegales, donde los menores fueron vendidos a familias extranjeras de forma ilegal.

En su mayoría estas captadoras se desempeñaban como asistentes sociales, y cumplían un rol fundamental en el engaño.

María Teresa Collío, que nació el 2 de octubre de 1966, era hija de un panadero y una dueña de casa. Señala que la ignorancia de sus padres fue determinante para entregarlas a ella y su hermana gemela a otra familia.

Relata que, tras el parto, en 1966, a su madre le dijeron que había nacido muerta, y nunca exigió que le mostraran el cuerpo, sino solo le dieron un certificado de defunción.

Otro caso similar fue el que vivió Alejandra Tabiut, quien se enteró hace pocos años que su madre había recibido dinero para entregar a la hija que estaba dando a luz.

Hasta ahora, el juez Carroza está investigando 525 casos de procesos irregulares, y las indagatorias se ampliarán a cualquier fecha y no solo se concentrarán en Dictadura.

Tags:

Deja tu comentario