El tiempo pareció haberse detenido: los Backstreet Boys volvió a generar momentos de euforia en el público en su regreso al Festival de Viña, que se concretó después de 21 años.

Con un show impecable, en el que casi no faltaron éxitos por cantar, el quinteto estadounidense supo cumplir con un espectáculo que contó con cambios de vestuarios, sus clásicas coreografías y más de un saludo cariñoso a su fanaticada.

Sin duda, uno de los cinco BSB que más compartió con el público fue Kevin Richardson, quien en un momento levantó una bandera chilena que fue lanzada al escenario por una fanática de Iquique.

Poco después, el quinteto también levantó algunos lienzos de sus fans que los mostraban en sus años mozos, y se tomaron el tiempo de firmar algunos posters.

15 canciones en total cantó la boyband arriba del escenario, comenzando con “Larger Than Life” y cerrando la noche con “Everybody (Backstreet’s Back).

A pesar de que muchos televidentes criticaron los problemas vocales de algunos de los miembros del grupo, el público aplaudió el espectáculo íntegro. Y como es tradición, el certamen los quiso premiar con las gaviotas de Plata y Oro.

Entre el público se lucieron una serie de llamativos carteles con mensajes alusivos a cada uno de los integrantes de BSB.

Al momento de entregar los trofeos, María Luisa Godoy y Martín Cárcamo subieron al escenario e intentaron hablar en inglés con los artistas, aunque los resultados fueron algo deficientes, lo que despertó críticas entre los televidentes.

Sin duda, uno de los momentos más destacados de la edición 60° del Festival de Viña, en una jornada que contempla además la participación del humorista Mauricio Palma y la cantante chilena Camila Gallardo.

Tags:

Deja tu comentario