La última noche de la edición 60° del Festival de Viña fue más especial que ninguna.

Tras la aplaudida presentación de Bad Bunny, que hizo cantar y bailar a toda la Quinta Vergara por más de hora y media, Bonco Quiñongo apareció el escenario con la difícil tarea de hacer reír al respetable público.

Sin embargo, aunque causó algunas sonrisas con sus comentarios acerca de su color de piel y raza y las cosas que diferencian a los hombres y las mujeres, el comediante cubano causó diversas reacciones, tanto entre la audiencia como entre quienes veían su rutina por televisión.

De todos modos, cuando de pronto los animadores aparecieron para despedir a Bonco del festival sin entregarle alguno de los premios clásicos del certamen, el público reaccionó y exigió con gritos y pifias que se reconociera el mérito al humorista.

Fue así como una vez terminada la tanda comercial, Martín Cárcamo y María Luisa Godoy anunciaron la entrega de las gaviotas de Plata y Oro a Bonco Quiñongo, quien visiblemente emocionado agradeció al público chileno.

Tags:

Deja tu comentario