Foto: AgenciaUno

Tras la presentación de Pablo Alborán, Fusión Humor se subió por primera vez al escenario del Festival de Viña del Mar con una rutina que mezcló humor blanco y callejero.

En más de una hora de show, el cuarteto logró conquistar al Monstruo ganándose ambas gaviotas y vitoreando sus nombres. Sin embargo, a diferencia de los comediantes anteriores, no retomaron su rutina tras recibir los premios.

Lee también: Pablo Alborán enamoró a la Quinta Vergara y Twitter no se quedó atrás

Esto generó pifias que duraron hasta después de la pausa comercial y durante la competencia, provocando el momento más tenso de las cuatro noches del festival.

Tras la presentación del jurado, Martín Cárcamo y María Luisa Godoy pidieron que entendieran la situación y respetaran a los artistas de la competencia folclórica e internacional.

“70 minutos de rutina, una rutina maravillosa, han cumplido su sueño (…) les pedimos ayuda a comprendernos”, dijo Cárcamo.

Una rutina con toques sociales

Cebolla, Bodoque, Rulo y León basaron sus diálogos con bromas entre cada integrante y también hicieron referencias al estallido social desde un comienzo. Abrieron su presentación con un extracto de la canción Marichiweu, producido por Casa Parlante.

Tras el término de la canción, los viñamarinos se tomaron uno de sus ojos en homenaje a las víctimas de daños oculares, gesto que ha sido replicado por otros artistas del festival como Francisca Valenzuela y el representante de Chile en la competencia internacional, Vicente Cifuentes.

 

Tags:

Deja tu comentario