Los miembros de una familia neozelandesa se encontraron con una desagradable sorpresa tras arrendar una casa vía Airbnb durante sus vacaciones en Irlanda: habían estado siendo grabados todo el tiempo.

El hecho en la ciudad de Cork, ubicada al sur de Irlanda, cuando estaban buscando el módem de WiFi para poder conectarse a Internet, por lo que comenzaron a revisar distintos puntos del inmueble. Fue así como el padre descubrió el artefacto que se encontraba transmitiendo en directo todos sus movimientos infiltrándose en una alarma de humo.

La madre de la familia, Nealie Barker, relató en una publicación en Facebook la excéntrica experiencia: “Somos ávidos usuarios de Airbnb. Amamos la plataforma. Acabamos de encontrar una cámara oculta en una alarma de humo en el living privado de una propiedad en alquiler. Estábamos viajando con niños. El anfitrión admitió la existencia de la cámara por teléfono, sólo después de presentar nuestra prueba irrefutable”, escribió.

Lee también: Insólito: Arrendó una casa por Airbnb y al llegar se encontró con un container en la calle

Un vocero de Airbnb explicó a The Irish Times que eliminaron “de forma permanente” al “mal anfitrión” de la plataforma: “Nuestra forma de manejar lo sucedido con este incidente no cumplió con los altos estándares que nos fijamos: nos hemos disculpado con la familia y le hemos reembolsado completamente su estancia”. Sin embargo,  la propia Nealie Barker afirma que fue sólo tras publicar lo sucedido en las redes sociales que Airbnb les ofreció un reembolso del dinero que habían pagado y prometió volver a investigar tanto los hechos como al anfitrión, eliminándolo de la web.

En la última actualización del post, Barker señala haber sido contactada por numerosos usuarios de la plataforma señalando que Airbnb permitió que el lugar siguiera arrendándose aún cuando había sido removido por la investigación de contar con una cámara oculta. También señala que Airbnb no le habría informado a los nuevos arrendatarios de la situación de la propiedad ni les había permitido cancelar la reserva.

La mujer también critica que la plataforma debería tener una política de cero tolerancia ante las cámaras ocultas, de la que carecería hasta el momento.

 “La seguridad y privacidad de nuestra comunidad es nuestra prioridad. Las políticas de Airbnb prohíben estrictamente las cámaras ocultas en los alojamientos y nos tomamos muy en serio los informes de cualquier violación. Hasta la fecha, se han registrado más de 500 millones de llegadas en Airbnb y los incidentes negativos son increíblemente raros”, volvió a señalar el portavoz de la app al medio irlandés.

Lee también: Perrito se subió de nuevo al techo de su casa y volvió a desatar carcajadas de la joven que lo grababa

“El equipo de seguridad de Airbnb investigó nuestra queja (pusimos a disposición fotos y una captura de pantalla del video). Su investigación “exhaustiva”, que no incluyó ningún seguimiento de nuestro caso, exoneró al anfitrión, sin explicación alguna. El arriendo (sin mención de la cámara oculta) sigue disponible en Airbnb”, señaló en Facebook. “El anfitrión ahora está alegando que nuestra acusación es falsa en la plataforma pública”, finalizó explicando la mujer.

Tags:

Deja tu comentario