Un incómodo momento vivieron los trabajadores de una sucursal de la cadena de comida rápida Popeyes, así como también sus clientes, debido a una escena de una película pornográfica que se coló en una de las pantallas del local.

De acuerdo a lo revelado por diversos medios, como el diario Tribuna, todo se trataría de una broma de mal gusto que realizó una persona que hackeó uno de los televisores del local.

Los empleados del local no notaron que las imágenes de la película para adultos estaba siendo proyectada, hasta que uno de los clientes advirtió del hecho.

El registro del momento se convirtió en viral durante estos días, generando muchos comentarios entre los usuarios.

Tags:

Deja tu comentario