{"multiple":false,"video":{"key":"co2wLecj4uIEchvn6112","duration":"00:00:00","type":"video","download":""}}

Aunque pareciera que la mascota disfrutara con este tipo de música, en realidad tiene un objetivo fijo, pero imposible. Las ondas que salen de los parlantes por el fuerte volumen confunden al gato, que desea “atrapar” el bajo.

Si bien no lo logra, sí se luce con una performance de movimientos bruscos y robóticos, que ningún fanático del “dubstep” podría igualar.

El video fue subido a Youtube por el usuario SabbatoR hace dos días y ya tiene más de 135 mil reproducciones.

Deja tu comentario