AGENCIA UNO

Uno de los grandes tópicos de discusión del siglo 21 se relaciona con la salud mental, la felicidad, la ansiedad, las presiones y los sueños, temas a los que a todos y todas alguna vez se les ha pasado por la cabeza.

Puede ser éxito laboral, fama, dinero, familia, autos de lujo, etc. No obstante, cuando eres niño o niña puedes encontrarte con miles de fantasías o ideales diferentes.

Así fue el caso de la hija de Carolina Vásquez de Escocia, quien envió una carta a la directora del diario El País (para contar lo que le sucedía a su pequeña) titulada “La felicidad del segundo violín“.

“Mi hija quiere ser segundo violín. No primero ni solista, ella lo que quiere es tocar tranquila en un segundo plano, porque eso le hace feliz. Pero el mundo está hecho para los que quieren ser famosos, para los que sueñan con ser los primeros”, parte relatando su madre.

Lee también: Advierten de peligrosa estafa en TikTok: Fingen ser celebridades para robar dinero de seguidores

“En el colegio se premia a los que levantan la mano, los que exhiben sus logros y se sienten cómodos siendo el centro de atención. En la universidad se premia a los que dan su opinión, a los que no se mueren de angustia ante la posibilidad de exponerse en público”, añade.

“Y en lo que respecta al mercado laboral, se premia a los que alzan su voz por encima de los que hablan bajito, aunque aquellos no digan nada nuevo”, complementa.

“Para ese mundo, convertirse en segundo violín de una orquesta no es lo que una niña debería querer ser de mayor. Pero el problema no es de ella, sino de ese mundo. Porque la maravilla de una sinfonía sólo es posible gracias a los que sueñan con ser segundos violines. Ese mundo está mal y no lo sabe… aún”

Tras la viralización las redes explotaron y muchas personas comenzaron a dar sus testimonios y a opinar sobre el tema. “No hay que ser el mejor para ser feliz, la felicidad está en otras cosas, somos los frikis en esta sociedad jungla”, fueron algunos de los comentarios.

Lee también: “¿Cómo hice eso?”: La asombrosa doble pirueta de un niño de solo 10 años en un scooter

Por otra parte, algunos apuntaron a una mentalidad conformista o que para desear ser el segundo por decisión propia hay que ser mucho mejor que el primero. La visión de la madre junto a su hija provocó gran debate con respecto a este tema el cual en muchas ocasiones, poco y nada se habla.

Tags:

Deja tu comentario