Samuel Kempf, un hombre originario de Nueva Zelanda, demostró tener unos reflejos ultrarrápidos al lograr capturar el teléfono de otra persona mientras viajaba en una veloz montaña rusa.

Este hecho ocurrió hace algunos días en el parque temático PortAventura World, de Cataluña, España, cuando el hombre notó que otra persona que iba en otro carro dejó caer su celular, un iPhone X, el cual logró atrapar en el aire.

Lee tambiénGraban momento exacto cuando ratón se lanza a una freidora en un local de comida rápida

Una vez finalizado el paseo, le entregó el teléfono a su dueño.

“No podía creerlo. Me dio un fuerte abrazo”, contó Kempf al NY Daily News, quien se encontraba en el país para representar a Nueva Zelanda en el Campeonato Mundial de Fistballing.

Tags:

Deja tu comentario