{"multiple":false,"video":[]}

En 2017, año de la aparición de Pokémon Go, la aplicación se vislumbraba como una máquina de hacer dinero, dado que solo aumentaba tanto en usuarios como en ingresos.

Sin embargo, con el paso de los meses esta situación fue cambiando… hasta ahora, gracias a que el juego se popularizó entre personas de la tercera o cuarta edad y un grupo de jubilados españoles que se volvió fanático. 

El grupo de ancianos de Tenerife ya es considerado como una mafia, dado que controlan el juego, las batallas y la cada de nuevos especímenes.

Con intimidaciones, peleas y amenazas reales, que incluso han obligado a la Policía Nacional a intervenir, se disputan cuál es el mejor de los centros de entrenamiento o llevan a la realidad las peleas virtuales.

Según una de las usuarias de esa ciudad, se ha llegado al punto en el que existe un acuerdo consuetudinario entre los jóvenes que deseen enfrentarse al núcleo de los jubilados.

Tags:

Deja tu comentario