YouTube

Michael Womer sin duda no la cuenta dos veces. A pesar de sus años de entrenamiento y del enorme conocimiento que tiene sobre el comportamiento de los cocodrilos, protagonizó un peligroso instante, cuando cayó a un estanque lleno de estos hambrientos y agresivos animales.

Te puede interesar: ¡Tírate un paso! Joven remece a las redes sociales con el baile que mezcla reggaetón con Bruce Lee

Todo ocurrió mientras Wormen realizaba su acto habitual en Orlando (Florida), que consistía en colgarse de una cuerda por encima de la piscina donde habitan los animales en cautiverio.

“The Gator Crusader”, como es conocido el entrenador, tomó la cuerda ubicada por encima de su cabeza y al más puro estilo de Tarzán, se lanzó sobre estos parientes de los dinosaurios, sin saber que la soga se cortaría por el peso.

Te puede interesar: Depilada, maquillada y vestida como mujer: El cruel caso de la orangután que fue rescatada desde un burdel

Medios internacionales destacaron el hecho, sin precisar si el hombre sufrió heridas de consideración o no.

Antes Michael ya había hablado sobre los riesgos que significa trabajar con cocodrilos. Sin embargo, en esa ocasión, también destacó el amor que siente por ellos, a pesar de su poco amigable aspecto.

“Me encanta saltar sobre los caimanes con una cuerda como si fuera un Indiana Jones en la vida real o como en el clásico videojuego ‘Pitfall'”, relató a Daily Mail.

Tags:

Deja tu comentario