{"multiple":false,"video":[]}

Un pequeño se había separado de su madre en una playa de Ubatubay, Brasil. Tras varios minutos, una ingeniosa técnica ayudó a reunirlo con su madre.

Uno de los visitantes tomó al chico en brazos y pidió que realizaran gritos diciendo “perdido”, además de aplaudir. Varios se sumaron a un alegre ejercicio que permitió no asustar más al niño.

Al escuchar desde lejos, la mamá identificó rápidamente que su hijo estaba siendo levantado entre la multitud y fue a buscarlo.

El video se ha viralizado en redes sociales.

Tags:

Deja tu comentario