{"multiple":false,"video":[]}

Una joven vietnamita, específicamente de la ciudad de Ho Chi Minh, pasó una tremenda vergüenza hace unos días al usar el vidrio de un vehículo estacionado, como espejo.

Ella iba caminando por la calle, se detuvo para mirarse en la ventana del auto y después de que se acomodara el sostén e incluso se metiera los dedos en la nariz para sacarse un vello, el dueño del auto bajó el vidrio y fue en ese momento que ella se dio cuenta de que fue observada todo el tiempo.

La chica, aún con el dedo dentro del orificio de su nariz, miró con grandes ojos a la persona dentro del auto, y sin ocultar su rostro de sorpresa, salió arrancando rápidamente del lugar.

El conductor del automóvil como si fuera poco la vergüenza que ella pasó, subió el registro a las distintas redes sociales y tras ser subido el 2 de mayo, a la fecha cuenta con más de 250 mil reproducciones.

Revise el hecho en el video adjunto.

Tags:

Deja tu comentario