Por Florencia Valenzuela Prat
{"multiple":false,"video":{"key":"yewgyuEoQ9C","duration":"00:06:56","type":"video","download":""}}

La tendencia de los micro departamentos cada vez toma más fuerza en Santiago, teniendo como ejemplos a cuidades como Hong Kong y Tokio, donde el metro cuadrado para vivir es tan caro, que no queda otra opción que preferir estos espacios pequeños.

Sol Henríquez es una chilena que vive en un departamento de 12 metros cuadrados en Tokio, Japón, quien paga alrededor de $530 mil por este inmueble.Estos departamentos están hechos, especialmente, para personas que trabajan y estudian o que van a estar un tiempo en la ciudad y después vuelven. Es cómodo y está a 6 minutos de la estación. Mientras más cerca de la estación, más caro”, cuenta.

En Santiago se masificaron en 2016 en Estación Central y Santiago Centro, pero hoy se han ido expandiendo a otras comunas, aunque los tamaños son un poco mayores que en Asia, alcanzando los 20 a 30 metros cuadrados.

El subgerente de planificación de Portal Inmobiliario, Nicolás Izquierdo, afirmó que “es una tendencia que ha ido al alza y que viene acompañado de un incremento de oferta. Ha crecido desde un 2% en 2017 hasta un 7% en 2020”.

Lee también: Matthei contra las “dark stores” que venden sólo por delivery: Acusa faltas a la libre competencia

Luis Torres, gerente general de Kamas y Petacas, asegura que las ventas cada año aumentan un 300%, y que muchos corredores de propiedades las piden para mostrar que algo de espacio se puede lograr en pocos metros.

Tal es el caso de Susana Molina, quien vive en San Miguel en uno de este tipo de inmuebles. Hace unos años compró una cama que se pega a la pared, un televisores que se esconden y muebles verticales pensados en lo estrecho del espacio.

Según cifras de Adimark, el tamaño de los departamentos nuevos en los últimos 10 años se redujo de 64 a 52 metros cuadrados. Sin embargo, los precios aún se mantienen altos.

“A medida que el valor UF ha ido aumentando, las inmobiliarias han tratado de que el precio no vaya aumentando”, dice Javier Varleta, gerente de estudios territoriales de GFK Adimark.

Arrendar un departamento así cuesta alrededor de $250 mil. Mientras que comprar uno, por ejemplo en San Miguel, puede costar 1.600 UF, es decir, casi $47 millones. “El gran problema que existe es que los precios han subido porque los cambios normativos de la ciudad hacen que el suelo vaya subiendo”, afirma Varleta.

La oferta de estos inmuebles ahora se ve también en comunas como San Miguel, La Cisterna y Ñuñoa, también existen proyectos en Cerrillos y Maipú.

Tags:

Deja tu comentario